Luis Miguel

El astro mexicano de la canción padece tinnitus desde el 2015. El padecimiento, también conocido como “mal del músico”, ha mantenido al cantante de “Por debajo de la mesa” lejos de los escenarios y bajo tratamiento. El tinnitus o ese zumbido desesperante que atormenta y debilita no es una enfermedad, es un síntoma de que algo anda mal con el sistema auditivo. ¿Cuáles son las causas? Muchas, desde una infección de oídos, exposición prolongada a ruidos excesivos hasta presión arterial alta.

María Antonieta de las Nieves

La actriz mexicana, mejor conocida como “La Chilindrina”, padece de pérdida de audición, condición que le dificulta ofrecer entrevistas por teléfono. La comediante, quien según se rumora planea retirarse de los escenarios este año, se apoya en los audífonos para continuar su labores. Se estima que en EE.UU. más  de 26.7 millones de personas mayores de 50 años presentan problemas de audición.

Whoopi Goldberg

La ganadora de un premio Óscar y copresentadora de The View, Goldberg, quien tiene 60 años, usa audífonos. Atribuye su pérdida de audición a los años que pasó escuchando música a todo volumen, y les advierte a los demás sobre la pérdida de audición: “Deténganla en seco porque no poder escuchar no es nada divertido. Y eso te lo digo por experiencia”, les dijo la actriz a los espectadores en el 2015.

Robert Redford

Redford, de 78 años, insistió en hacer todas las escenas peligrosas —no utilizó doble— durante el rodaje de su aclamada película del 2013 All Is Lost. Mientras interpretaba el papel de un marinero solitario perdido en el Océano Índico, pasó día tras día sumergido en un enorme tanque de agua, donde con una manguera lo bombardeaban con agua. El resultado: una infección grave de oído que le robó permanentemente el 60% de la capacidad auditiva del oído izquierdo.

Bill Clinton

Como muchos boomers, Clinton ignoró sus problemas auditivos por años hasta que los médicos le diagnosticaron deficiencia auditiva de alta frecuencia, la forma de pérdida de la audición más común. Se caracteriza por la incapacidad de distinguir sonidos en ambientes ruidosos y abarrotados de gente, con mucho parloteo de fondo (tales como restaurantes, teatros o concentraciones políticas), y está relacionada con la edad y la exposición a ruidos fuertes. Clinton ahora usa dos audífonos de inserción profunda.

Jane Lynch

Mejor conocida por su papel en Glee, el exitoso programa de televisión, Lynch no sabía que no oía por su oído derecho —probablemente a causa de una fiebre alta que sufrió de bebé— hasta que tenía 7 años. “Mi hermano estaba cambiando su radio transistor de una oreja a la otra”, explicó ella en sus memorias Happy Accidents, publicadas en el 2011. “Le dije, ‘No puedes hacer eso. Solo puedes oír por un solo lado’. Me contestó, ‘No, ¡yo puedo oír por ambos lados!'”